Director:
Julián Plana

Colaboradores:
Véase Página de Firmas

Producción:
Tarsis.net
La originalidad y la intención de Ortega no están en la primera parte de la frase, la anterior a la coma, sino en la posterior a esa coma. De hecho, yo soy yo y mi circunstancia, que es una referencia al Ideen de Husserl, publicado meses antes (Ich bin ich und meine Umwelt), puede ser una sentencia disculpatoria: yo soy yo pero, claro, está también mi circunstancia... Sin embargo, la frase completa de nuestro pensador nos obliga a la acción y nos hace responsables del resultado.
Lo maravillosamente efímero

LA FLOR DE PASCUA
 

NINGUNA PLANTA CONOCIÓ UN ASCENSO MÁS ESPECTACULAR


Si tienes menos de 40, seguramente crees que la flor de Pascua ha sido siempre la protagonista de nuestras navidades. Nada más lejos de la realidad. Te diré más, en los sesenta la conocía menos de un uno por mil de españoles.

 

Pascua1No sabes la gracia que me hace observar a los niños (niños de 30 para abajo, no creas), cuando hablan de, y tratan a, los ordenadores como si siempre hubieran existido. Recuerdo (porque mi hermano Julián me lo presentó como cosa especialísima) que uno de los primeros ordenadores que pisó España desembarcó en el primer SIMO (salón internacional de material de oficina) de la historia, en el año 1961.

Tuvo lugar en el Parque del Retiro de Madrid y asistieron unas 10.000 personas (que está muy bien). Allí conocí al 1620 de IBM, su sofisticado ordenador científico, que, junto con su hermano comercial, los armarios de discos de memoria y lor pupitres de grabación y verificación de fichas, podía ocupar casi todo el Palacio de Cristal. Además, comparado con los de ahora, que además caben en un bolsillo, “casi” sólo sabía sumar (no, claro, sabía hacer muchas más cosas).

Con él, tuve el enorme privilegio de jugar al NIM, juego de los palillos oriental. Me ganó…, hasta que le cogí el tranquillo. Después le ganaba yo.

Te cuento esto, porque del mismo modo que muchos españoles creen que los ordenadores ya estaban trabajando a pleno rendimiento en las cuevas de Altamira del Paleolítico, cerca de la cántabra Santillana del Mar; la inmensa mayoría de españoles creen también que las flores de Pascua han estado en nuestras navidades desde siempre, y hubo un tiempo muy cercano en que cuando llegaba la Navidad NO VEÍAS NI UNA, NI UNA, OYE.

¿Te cuento ahora mi relación (muy íntima) con Pascua2esta señorita de brácteas rojas? Las brácteas son hojas de llamativos colores que acompañan a las flores insignificantes para atraer a los polinizadores (y de paso atraernos a todos nosotros). Otro buen ejemplo de especies bracteadas lo tienes en las buganvillas del litoral.

 

LAS PLANTAS DE INTERIOR

 

Uno de los regalos más caros en los años sesenta —años en que empezó todo, la música moderna (menos Dizzy Gillespie, que es eterno), “haz el amor y no la guerra”, la pintura realista, el clergiman… eran las plantas de interior; que a menudo costaban más que las flores o que perfumes. Además, ni caras ni baratas, es que prácticamente no había plantas de interior en el mercado. De la mano de unos cuantos pioneros y clásicos de la producción agrícola y ornamental, todos ellos ídolos míos, fueron entrando a las floristerías (que eran sólo eso, floristerías) plantas que se mantenían dentro de casa, aunque no se tratara de especies demasiado “tropicales”. Palmeras datileras, ansevierias, ficus, alegrías de la casa, esparragueras, geranios… Pero no fue hasta mediados de los sesenta que empezaron a entrar muy poco a poco las especies de estufa, es decir, de invernadero con calefacción. Así, comenzamos a admirarnos con una calatea por aquí, una dieffenbachia por allá o… una “poinsetia” por acullá.

Pascua3

 

Sí, la acepción poinsetia fue la primera con la que conocimos a la flor de Pascua: Poinsettia pulcherrima. Más tarde se cambió por Euphorbia pulcherrima, que es su acepción botánica actual. Cuando en esos años hablábamos de “poinsetias”, contábamos que en Méjico las llamaban “pascueritos”, porque florecían en pascua. Recuerdo que el precio de una pequeña flor de Pascua era ¡500 pesetas!,  cuando un sueldo medio era de 9-10.000 al mes, o sea que equivaldría a unos 60-80 euros de ahora, que las tienes hasta en los supermercados a partir de tan sólo 5-6 euros. ¿Qué ha sucedido mientras para tal bajada de precios?, ¡el éxito!, el éxito conseguido por esta bella planta gracias a su colorido (el rojo es el color de la Navidad), su adaptación al interior, su facilidad de producción en vivero, incluso SU ELEVADA MORTALIDAD que obliga a su adquisición anual. Resultado: que se vende actualmente por millones de ejemplares, y que tiene sus manías, no creas…

 

 Pascua4

 

SUS 5 CUIDADOS BÁSICOS

 

1/ LA PLANTACIÓN.  Después del invierno.

En realidad, no deberíamos hablar de plantación de la flor de Pascua, sino de su trasplante, que debes realizar a finales de invierno. Hazlo por defecto, de todas maneras, haya brotado (y te lo pida) o no. Si no lo has hecho en primavera y tu planta comenzara a crecer, sería ya demasiado tarde.

 

2/ EL EMPLAZAMIENTO.  Ojo a oscuridad y calefacción fuerte.

Aunque no requiere ni mucha luz ni muchas horas de iluminación al día (es una especie de día corto, no lo olvides), nuestra estrella no soporta la oscuridad y lo demuestra defoliándose con rapidez. Por otra parte, emplaza tu poinsetia lejos de la influencia de radiadores y aparatos similares, porque la desecación del ambiente abarquillaría su follaje…, antes de caer.

 

3/ EL TERRENO.  Siempre envasado.

Al tratarse de una especie que, a excepción de las zonas muy cálidas, va a ser cultivada en interior, el suelo, terreno o tierra donde debe plantarse es el típico sustrato desinfectado de interior. Puedes recurrir al universal, huyendo en lo posible de las turbas, que se significan como poco ecológicas.

 

4/ EL RIEGO.  Moderado y por abajo.

La flor de Pascua tolera una cierta sequedad del sustrato. Lo que no tolera es el encharcamiento. Por eso, el riego debe ser realizado cuando el cepellón “pese poco”, es decir se encuentre con los intersticios del sustrato vacíos. Para que se rellenen y quede la planta regada, lo mejor es que suba el agua por capilaridad, regando “por abajo” (situando el tiesto sobre un plato lleno durante unos minutos).

 

5/ LA MULTIPLICACIÓN.  Mediante esquejes, pero…

Es posible obtener nuevas plantas de flor de Pascua esquejando ramitas en primavera, previo untado con polvos hormonales. El problema es que conseguir un bello ejemplar con brácteas rojas para decorar la Navidad, es tarea prácticamente imposible. Nuestro consejo es no intentar la tarea.

 

Pascua5

 

5 PROBLEMAS, 5 SOLUCIONES

 

HOJAS ABARQUILLADAS

Aléjala de los radiadores.

Es muy fácil pasear por avenidas de gran parte delas ciudades mejicanas y comrobar que se encuentran flanquadas por poinsetias o flores de Pascua. Eso quiere decir que esta especie no le teme al aire libre de climas no muy distintos al nuestro. De hecho, en Málaga, Canarias, Cádiz, etc., son también habituales en parques.

SOLUCIÓN Si las hojas se encuentran abarquilladas es para protegerse de la enorme sequedad alrededor de un radiador o punto de calor del hogar. Podríamos decir que la flor de Pascua es una planta de interior fresco o que huye de los interiores demasiado calefactados.

 

BROTES SOBRE RAMAS DESGARBADAS

No se ha podado.

Cuando pasa la Navidad, muchas flores de Pascua sobreviven, evitando perder sus brácteas rojas y creciendo  con éxito. En primavera sucede labrotada de hoja nueva sobre las yemas de los troncos. El aspecto de la planta entonces es larguirucho y desgarbado.

SOLUCIÓN. Esta especie debe ser podada por defecto, en todos los casos, a finales de invierno. Aunque su presencia sea boyante, es imprescindible adelantarse a su defoliación, que sucederá tarde o temprano. Lo ideal es cortar en marzo cada tronco por encima de tres yemas.

 

AMARILLEO Y DEFOLIACIÓN

La estás regando mal.

Podríamos decir que la poinsetia o flor de Pascua es una planta amante de los terrenos y climas áridos. En las zonas mejicanas donde es endémica, los terrenos son secos y la pluviometría no demasiado intensa. Por eso, si la riegas demasiado o mal, inmediatamente amarilleará y caerán sus hojas.

SOLUCIÓN. En la duda, siempre es mejor no llegar que pasarse con el agua. Si la planta pasa sed (pero no demasiada, eh), se recuperará con facilidad en cuanto la riegues. Para ello, sitúala durante unos minutos sobre un platito con agua, que deberás vaciar una vez conseguida la capacidad de retención.

 

TALLOS DELGADOS Y DEBILUCHOS

Dale más luz.

Este problema no vas a notarlo hasta después de la Navidad, en que tu poinsetia deseará crecer, y para ello brotará desde las yemas de sus troncos. Si la tienes en un lugar oscuro, sin duda se ahilará, que es la característica de las plantas de buscar la luz con avidez, torciéndose y alargando sus tallos, pero claro, con hojas diminutas y débiles..

SOLUCIÓN. Al final de la época fría, puedes hacer varias cosas con tu flor de Pascua. Puedes situarla en una habitación fresca (sin calefacción), junto a la ventana. También puedes sacarla al exterior protegido de, por ejemplo, un patio o un porche.

 

ENNEGRECIMIENTO Y PÉRDIDA DE BRÁCTEAS

Demasiado “forzado”.

Si compras tu flor de Pascua demasiado pronto; por ejemplo a primeros de diciembre, y en un establecimiento de poca “garantía vegetal” (qué sabrá un supermercado de flores de Pascua), puedes encontrarte con la desagradable sorpresa de que sus brácteas (hojas rojas) se pongan negras y se caigan a mediados de diciembre y, claro, no llegue a Nochebuena.

SOLUCIÓN. Compra tu ejemplar lo más cerca posible de la navidad, aunque te cueste un poco más de dinero. Habrá sido cultivada de un modo más natural, sin forzados (control artificial de la iluminación para obtener brácteas rojas antes). Recurre siempre a profesionales, como centros de jardinería (gardens), floristerías, viveros…  

 

 Pascua6

Y DESPUÉS DE LA NAVIDAD ¿QUÉ?

 

• Si te parece, comenzamos con “durante la Navidad ¿qué?”. Durante la Navidad, debes mantener la poinsetia en una habitación más bien fresca, cerca de una ventana y alejada del radiador. Cuando notes que necesita agua, porque su maceta pesa poco, sitúala sobre un plato con agua durante 5-10 minutos y después deja el plato seco.

• Continúa estos cuidados hasta que empiece la primavera, momento en que llegan las dos operaciones básicas de mantenimiento de la flor de Pascua: la poda, que debe ser a tres yemas desde cada inserción de cada tronco; y el trasplante, que debes efectuar cambiando el tiesto con el que la compraste por otro algo mayor (en ningún caso mucho mayor). Utiliza para ello sustrato de interior desinfectado.

• Conserva tu planta durante la temporada en cualquiera de los dos siguientes lugares: una habitación que mire al norte fresca (sin sol ni calefacción), o un rincón al exterior, protegido del viento y en sombra. Los riegos deben continuar moderados y sólo cuando la planta lo requiera.

• Si cuando llegue la siguiente Navidad quieres intentar su subida a flor (enrojecimiento de las brácteas o hojas superiores), debes situar la poinsetia a oscuras, a partir de las 2-3 de la tarde, a partir de mediados de septiembre. 

 

Y CADA AÑO ES MÁS BARATA 

 

PRECIOS ORIENTATIVOS:

Un tallo y 20 cm, en maceta de 14 cm. 4,5 €
3 tallos y 30 cm, en maceta de 18 cm. 9 €
3 tallos y 40 cm, en maceta de 18 cm. 12 €
5 tallos y 40 cm, en maceta de 20 cm. 18 €
Terrina de 40 cm con 3 ejemplares de 40 cm. 30 €

 

 

 

Pepe Plana

 

 

 

Primera Página

 

 

 

 

 

Creado con Wordpress | Traducido por Wordpress España